Portal de información de Suiza

Portal de información de Suiza

Your Gateway to Switzerland

Solar Impulse, una revolución aeronáutica

Vuelo diurno de Solar Impulse (nueva ventana)

En abril de 2010, el prototipo HB-SIA realizó su primer vuelo.© Solar Impulse

Vuelo nocturno de Solar Impulse (nueva ventana)

Concebido para volar tanto de día como de noche, el avión solar supondrá un paso hacia la realización del sueño del movimiento perpetuo.© Solar Impulse

Solar Impulse y el Airbus A-340 (nueva ventana)

Solar Impulse tiene una envergadura comparable a la de un Airbus A-340. Su superficie sirve como soporte para las 12.000 células solares que posee la aeronave.© Solar Impulse

El sueño de flotar en el aire y recorrer distancias largas sin utilizar energía fósil está a punto de hacerse realidad gracias a la aeronave Solar Impulse.

Una nueva concepción de la movilidad

El avión de energía solar es uno de los hitos más recientes de la tecnología helvética, y fue concebido para volar día y noche sin carburante y sin emitir gases contaminantes. Dentro del sector de la movilidad sostenible, este vehículo supone una verdadera revolución. Desde hace mucho tiempo los aviones están en el punto de mira de los ecólogos, porque la emisión contaminante de un solo avión equivale a la de 500 coches con catalizador. Un equipo de técnicos y científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, bajo la dirección del ingeniero en aeronáutica y piloto André Borschberg y del psiquiatra vaudense Bertrand Piccard, se lanzó a esta empresa pionera.

Bertrand Piccard es descendiente de una famosa familia con vocación exploradora. Su padre Jacques es célebre por ser el primero en alcanzar las profundidades abismales (10.916 metros) de la Fosa de las Marianas, mientras que su abuelo Auguste fue el primer humano que vio con sus propios ojos la curvatura de la Tierra al subir a la estratosfera en un globo. Bertrand es el primer hombre del mundo en haber dado la vuelta al mundo en globo sin escala. Con Solar Impulse pretende repetir esta hazaña, aunque esta vez sin carburante.

Un gigante de peso ligero

En abril de 2010, después de siete años de investigación, de desarrollos, de proyectos y de pruebas, el primer prototipo de avión solar monoplaza Solar Impulse, matriculado HB-SIA, efectuó con éxito su vuelo inaugural de casi dos horas desde el aeródromo de Payerne, en el cantón de Vaud. Dotado de una cabina no comprimida de pilotaje, el avión de diseño elegante es un “peso pluma” porque pesa sólo 1.600 kilogramos. Su envergadura es comparable a la de un Airbus A-340 (63,4 metros). Sus cuatro motores eléctricos de diez caballos cada uno son impulsados por 12.000 células fotovoltaicas durante el día y por 400 kilogramos de baterías de litio polímero durante la noche. Estas características técnicas le permiten alcanzar una velocidad media de 70 kilómetros por hora.

Vuelta al mundo

El año 2013 está dedicado a la misión Across America. Solar Impulse vuela en varias etapas desde San Francisco en la Costa Oeste hasta Nueva York en la Costa Este. Este vuelo proporcionará muchos datos importantes para la segunda generación de aeronaves. Las experiencias hechas con el HB-SIA servirán para construir un segundo prototipo, el HB-SIB, dotado de una cabina comprimida de pilotaje y de una tecnología puntera que permitirá realizar vuelos intercontinentales y transoceánicos. Con la aeronave Solar Impulse se quiere dar la vuelta al mundo en cinco etapas. La trayectoria del vuelo seguirá más o menos la línea ecuatorial, aunque pasará principalmente por el hemisferio norte. Durante esta vuelta al mundo prevista para el 2015, el avión aterrizará en los cinco continentes. La cabina de pilotaje está concebida para una sola persona y las escalas permitirán a los pilotos hacer el relevo y, al mismo tiempo, presentar el proyecto al público y a las instituciones políticas y científicas.

Enlaces externos