Portal de información de Suiza

Portal de información de Suiza

Your Gateway to Switzerland

Caliente, muy caliente – la central geotérmica de San Gall

Aquí se construye la primera central de calefacción geotérmica de Suiza. (nueva ventana)

Aquí se construye la primera central de calefacción geotérmica de Suiza.© City of St. Gallen

Con vehículos como estos se hicieron las mediciones sísmicas. (nueva ventana)

Con vehículos como estos se hicieron las mediciones sísmicas.© City of St. Gallen

Esta ilustración demuestra cómo funciona el «sistema hidrotermal». (nueva ventana)

Esta ilustración demuestra cómo funciona el «sistema hidrotermal».© City of St. Gallen

Esta ilustración muestra los distintos usos que se pueden hacer del calor geotérmico; con la profundidad sube la temperatura alcanzable. (nueva ventana)

Esta ilustración muestra los distintos usos que se pueden hacer del calor geotérmico; con la profundidad sube la temperatura alcanzable.© City of St. Gallen

En San Gall se construye la primera central de calefacción geotérmica de Suiza. Después de que se hayan realizado estudios de viabilidad y mediciones sísmicas, el electorado de la ciudad dio luz verde al proyecto en noviembre de 2010. En enero de 2012 se empezará con la perforación a gran profundidad. Si las cosas se desarrollan como está previsto, la central entrará en funcionamiento en otoño de 2014.

El proyecto geotérmico en San Gall

La ciudad de San Gall construye en territorio municipal la primera central de calefacción geotérmica de Suiza. Con este aprovechamiento del calor térmico, la ciudad quiere dar un gran paso hacia la realización de su concepto energético 2050. Los objetivos son:

  • Reducción del consumo energético, del empleo de energías fósiles y de la emisión de CO2
  • Afianzamiento del abastecimiento con energía térmica mediante recursos disponibles in situ
  • Reducción de la dependencia de las suministradoras energéticas y del extranjero
  • Fomento del empleo en la región

El uso del calor geotérmico es una de muchas medidas para realizar los ambiciosos objetivos proyectados para el año 2050.

Cómo empezó todo

Los gastos de calefacción de los edificios en la ciudad de San Gall se elevaron en 2007 a más de 120 millones de francos. El 90% de la energía térmica provino de fuentes fósiles como el petróleo y el gas natural. Un estudio de viabilidad calificó algunas zonas de la ciudad como espacios con gran potencial para la utilización del calor térmico profundo.

 

Por esta razón se han llevado a cabo mediciones sísmicas en San Gall para obtener una visión espacial de los estratos rocosos que se hallan en el subsuelo de la ciudad. Por medio de vibradores colocados en vehículos especiales y la detonación de cargas sísmicas en perforaciones se produjeron ondas sonoras que se registraron con sensibles aparatos de medición (geófonos). Cada capa de roca reflejó los ecos de una forma distinta.

 

Después se procedió a la evaluación de los datos sísmicos: se descubrió que en el emplazamiento de Au, a una profundidad de entre 4.000 y 5.000 metros, el agua puede alcanzar una temperatura de hasta 170 grados centígrados. Así se halló el lugar idóneo para el sondeo profundo y la central geotérmica.

Los responsables del proyecto siguieron con su labor y sometieron su propuesta a votación popular en noviembre de 2010: con una anuencia de más del 80%, los votantes avalaron con un sí contundente el proyecto geotérmico de la ciudad de San Gall.

 

¿Cómo funciona la geotermia?

Con el denominado «sistema hidrotermal» se hacen dos perforaciones a una profundidad de alrededor de 4.500 metros: la primera perforación sirve para la captación del agua y la segunda para su reconducción al subsuelo. En la superficie, ambos pozos se encuentran muy cerca el uno del otro, pero a una profundidad de 1.200 metros vuelven a separarse. Ello impide que el agua caliente que sube de las profundidades pueda refrigerarse con el agua fría reconducida.

 

Con el agua de calefacción captada (que alcanza unos 100 grados) es posible producir energía. El calor residual sirve para la calefacción.

 

¿Terremoto en San Gall?

También Basilea persiguió un proyecto con el que pretendía usar el calor geotérmico proveniente de una profundidad de 5.000 metros. Pero al contrario de lo que ocurre en San Gall, la roca no es permeable en Basilea, lo cual significa que se hubiera tenido que hender el subsuelo mediante la conducción de grandes cantidades de agua bajo alta presión («sistema petrotérmico»).  A través de una segunda perforación se hubiera creado una circulación artificial de agua para extraer el calor geotérmico. Estos estímulos provocaron en el invierno de 2006/2007 varios terremotos que se notaron en la superficie y que provocaron daños de varios millones de francos. Un estudio de riesgo posterior demostró que el subsuelo de Basilea no es apto para el aprovechamiento de la energía geotérmica porque, además, es activo sismológicamente.

 

Sin embargo, en San Gall se perfora una capa acuífera natural para sacar a la superficie el agua caliente que yace en las profundidades. Así se reduce el riesgo de seísmos. Además, el riesgo sísmico natural es sustancialmente inferior al de Basilea.

 

También en el cantón de Turgovia se están llevando a cabo perforaciones de prueba: en Schlattingen, un agricultor quiere calentar sus invernaderos con energía procedente del subsuelo para así contribuir a una mejora ecológica del medio ambiente.