Portal de información de Suiza

Portal de información de Suiza

Your Gateway to Switzerland

Los Alpes

Los Dents de Bertol en el crepúsculo (nueva ventana)

Los Dents (las Puntas) de Bertol en los Alpes valesanos en el anochecer. El viento caliente del sur trajo arena del Sahara con el que está cubierta la nieve. © Neil Harrison

Lago de montaña en lo alto de Gstaad, Oberland Bernés (nueva ventana)

Lago de montaña en lo alto de Gstaad con el Odenhorn en el fondo, Oberland Bernés© imagepoint.biz

Con una latitud de aproximadamente 200 kilómetros y una altitud media de 1.700 metros, los Alpes forman un obstáculo natural y actúan como barrera climática. La montaña más alta en Suiza es la Punta Dufour en el Cantón del Valais que alcanza una altitud de 4.634 metros sobre el nivel del mar.

Los Alpes dominan el clima y la vegetación y representan la principal línea divisoria de las aguas en el continente. Los Alpes representan uno de los componentes esenciales de la identidad colectiva de los suizos, pero en términos económicos es más importante la Planicie.

En los Alpes hay muchas regiones deshabitadas. Dos tercios del terreno están cubiertos de monte, hielo, rocas, bosque y pastos. En las zonas alpinas vive el 11 por ciento de la población. Los valles de los ríos más grandes —Ródano, Alto Rhin, Reuss y Tesino— dividen la cordillera alpina.

Turismo en los Alpes 

Casi la mitad de la superficie de Suiza supera los 1.200 metros de altitud. Gran parte de este vasto espacio alpino no puede ser explotado, ni siquiera de forma extensiva. Pero los Alpes sirven, ante todo, como espacio de ocio y recreo, particularmente para la gente de ciudad.

El fomento del turismo alpino tuvo como consecuencia la construcción masiva de infraestructuras: ferrocarriles de montaña, polideportivos, hoteles y chalets. Los montañeses están orgullosos del estándar tecnológico de sus teleféricos y ferrocarriles que baten todos los récords existentes en cuanto a altura, velocidad y subida.

Un 60% de los recursos nacionales del sector turístico se genera con el turismo alpino. Este progreso impulsó la creación de empleo en las zonas montañosas, pero también provocó serios problemas ecológicos, porque, a pesar de la densa red de comunicaciones ya existentes, los turistas prefieren ir en coche.

Enlace externo