Portal de información de Suiza

Portal de información de Suiza

Your Gateway to Switzerland

Matemáticas, Ciencias Naturales y Técnicas

El buque Glomar Challenger

El buque Glomar Challenger© University of Florida

Estrecho de Gibraltar

Estrecho de Gibraltar© Nasa

¿De dónde surgieron los Alpes suizos? ¡Acaso de África? ¿Qué sería Suiza sin las montañas? Es obviamente difícil imaginarse una Suiza huérfana del paisaje alpino. Más extraña aún resultaría la imagen de un país completamente inundado: ¡Imagínese a Heidi nadando en un mar en lugar de andar saltando y jugueteando por las praderas alpinas!

Aunque sea difícil creerlo, el país que hoy llamamos Suiza, antaño estaba cubierto por un océano. ¿Qué ocurrió? ¿Cómo pudo alzarse un paisaje montañoso desde el fondo del océano?

Huellas extraídas del fondo del mar

Los científicos suizos saben desde hace ya mucho tiempo que las capas geológicas de los Alpes proceden del fondo del mar, ¿cómo sino explicar razonablemente los hallazgos de fósiles marinos en las montañas suizas? Gracias a la cobertura económica del barco científico Glomar Challenger por parte del FNS, los investigadores suizos tuvieron la gran oportunidad de mostrar sus teorías sobre la evolución geológica de los Alpes.

Glomar Challenger se llamaba la embarcación cuya tripulación estaba compuesta por expertos en geología de Zurich, Berna, Basilea y Ginebra, que realizaron un proyecto internacional de perforación submarina en aguas abisales. Los científicos lograron perforar un agujero, que alcanzó una profundidad de unos 750 metros bajo la superficie del fondo submarino. Después de haber analizado las pruebas y determinado su antigüedad, estos investigadores consiguieron recomponer los detalles del proceso geológico.

Combinando las piezas del puzzle continental

Las excavaciones submarinas permitieron esclarecer la historia geodinámica: en un estado muy temprano de la historia terrestre, África estaba unida a la placa continental americana, pero se fue desplazando poco a poco a lo que hoy llamamos la placa eurasiática.

El lento pero fuerte impacto de ambas placas continentales, la africana y la europea, provocó la elevación de la corteza en zonas donde ambas placas colisionaban.

En tiempos remotos, el Mediterráneo era un desierto

El origen de los Alpes fue uno de los numerosos misterios geológicos analizados y resueltos por el equipo investigador del prolongado proyecto oceánico (1968-1983).

Uno de los deseos más anhelados por los científicos consistía en aclarar la historia del Mediterráneo. Estudios anteriores al proyecto, que se efectuaron sobre el terreno terrestre, ya habían mostrado que el Mediterráneo, antes de expandir, ya había experimentado una fase de retroceso. Pero la exitosa realización del proyecto submarino, permitió a los investigadores obtener una visión de conjunto más nítida sobre la evolución geológica mediterránea.

Los amplios estratos de sal, que se encontraron en el material perforado, suponían un hallazgo inesperado, un signo muy claro de una evaporación masiva, que convirtió el mar en desierto en un determinado momento de la evolución geológica.

Resulta que la desecación completa del Mediterráneo fue uno de los muchos efectos del desplazamiento continuo de la placa continental africana contra la europea. Con su giro impertérrito hacia el norte, África cortó el estrecho gibraltareño y dio paso a la evaporación completa del mar porque ya no podían entrar las aguas del Atlántico. Este continuo proceso de desecación convirtió el mar en un vasto desierto salino.

Sólo unos 100.000 años después, el Atlántico encontró de nuevo su antigua salida por el estrecho. El agua llenó paulatinamente la gigantesca cuenca desértica y la transformó gradualmente en el impresionante mar que hoy conocemos.